portada

Optimismo realista

El apetito por invertir, innovar y contratar es el mejor camino para consolidar la recuperación y generar un crecimiento sostenible.

Con esas dos palabras podríamos describir el sentimiento empresarial que recoge esta nueva edición del informe Perspectivas España 2018 y que, por segundo año consecutivo, hemos realizado con la colaboración de la CEOE.

Hilario Albarracín

Optimismo porque, salvadas las particularidades de algunos sectores y comunidades autónomas, las previsiones de los empresarios españoles tanto sobre la economía como sobre sus negocios son francamente positivas. Y realistas, porque los directivos son conscientes de las incertidumbres que aún permanecen en el tablero de juego a la espera de ser despejadas. Según evolucionen estos factores de incertidumbre, el impacto será mayor o menor en la economía y en la actividad empresarial, por tanto es natural que las buenas perspectivas generales se vean condicionadas a ellas.

El fondo es positivo y firme. El que corresponde a una economía que, tras tres ejercicios consecutivos a plena velocidad y con crecimientos superiores al 3%, empieza a estabilizarse, a consolidar el camino recorrido. Por supuesto, sin dejar de avanzar. Hay reformas estructurales que ya se iniciaron y en las que debemos seguir avanzando sin más dilación y hay retos que las empresas españolas no pueden dejar de lado. Porque en la economía actual, globalizada, digital y en constante cambio, ocurre lo mismo que en aquella obra maestra de Lewis Carroll: es preciso correr mucho para permanecer en el mismo lugar y correr el doble para llegar a otro sitio.

Y, como bien saben los empresarios, hoy no se puede correr el doble sin la tecnología. Es gratificante ver cómo nuestras empresas se han ido subiendo al tren de la revolución digital y, en mayor o menor medida, ya están recogiendo interesantes frutos de esta transformación. Pero la revolución digital no ha hecho más que comenzar. La lista de tecnologías emergentes no para de crecer –Inteligencia Artificial, coche autónomo, impresión 3D y 4D, nanomateriales, computación cuántica…- generando nuevos y complejos riesgos que van mucho más allá de los puramente tecnológicos y que plantearán sin duda nuevos retos a las empresas.

La tecnología y la transformación digital serán pues el destino prioritario de inversión para las compañías españolas en 2018, seguidas de la contratación y formación, la internacionalización y el I+D. En definitiva, las grandes palancas de crecimiento.

Estos aspectos se abordan también en Perspectivas España, una publicación de gran utilidad para medir el sentimiento económico y las expectativas de la empresa española en los próximos 12 meses. Les animo a que visiten su versión interactiva y buceen en los resultados por comunidades autónomas y sectores. Las conclusiones que encontrarán les aportarán claves interesantes sobre el sentimiento con el que nuestros directivos afrontan el futuro.

Hilario AlbarracínPresidente de KPMG en España

Inicio de sesión close

Registro de usuarios

¿Quieres acceder a la versión completa del informe?