portada

Afianzar la recuperación

A pesar de la visión positiva sobre la economía española, hay asignaturas pendientes que no deben pasarse por alto

La economía española ha consolidado su proceso de recuperación en 2016, con un crecimiento del 3,2% y una notable creación de empleo que, según los datos de afiliados a la Seguridad Social, se puede cuantificar en 540.655 personas al cierre del año.

Hilario Albarracín

Unos registros favorables a pesar del contexto de incertidumbre que España ha vivido tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Como se puede apreciar en las principales conclusiones de este informe, los directivos de las empresas que están en España manifiestan que la situación política ha generado incertidumbre empresarial para la gran mayoría (un 80%), con un impacto destacado en sus proyectos de inversión y en la paralización de nuevas incorporaciones.

De cara a 2017 y desde un punto de vista macroeconómico, todavía se van a mantener algunos de los factores de impulso que han permitido que se registren crecimientos muy notables en 2015 y 2016. Así, se prevé un escenario de bajos tipos de interés y una prolongación de las medidas de política monetaria expansiva del BCE que favorezcan las condiciones financieras y el acceso a la financiación. Sin embargo, el precio del petróleo ha comenzado a repuntar, a lo que hay que añadir la subida de impuestos y un contexto geopolítico internacional más complejo. Además, persisten todavía elementos que reducen el potencial de crecimiento de la economía española, como la elevada tasa de paro o el alto nivel de endeudamiento público y privado. Por todo ello, la economía irá mostrando una moderación gradual durante 2017 que hará que el crecimiento sea inferior al registrado en 2016.

Esta visión es compartida por los directivos españoles, que ven el año 2017 con moderado optimismo, con crecimientos razonables de la facturación (uno de cada tres espera aumentar ventas más del 5%), de la inversión (el 59% prevé más inversiones), aunque el grueso será en tecnología, y del empleo (un 45% espera un aumento entre el 0 y 5%).

A pesar de esta visión positiva sobre la economía española, hay asignaturas pendientes que no deben pasarse por alto. Los directivos de este país siguen pensando que es imprescindible que el Gobierno avance en la reforma de las pensiones, al tiempo que es necesario reducir las cotizaciones sociales, mejorar la fiscalidad y también la educación. En el ámbito regional, la creación de empleo, el fomento de la innovación y la simplificación administrativa son las medidas de política económica más solicitadas por los directivos.

Medidas todas ellas necesarias, que han sido una demanda constante de CEOE en los últimos años, con el fin de que España mejore sus fundamentos económicos y aumente la capacidad de adaptación de las empresas y trabajadores a un entorno más competitivo, cambiante y global.

Juan Rosell Presidente de CEOE

Inicio de sesión close

Registro de usuarios

¿Quieres acceder a la versión completa del informe?